Cables autorregulantes


La tecnología autorregulante, inventada por Raychem hace más de 40 años, incorpora como elemento calefactor una mezcla de polímeros y un conductor de carbón calefactores a base de polímeros que aprovechan la conductividad del carbón. Esta mezcla especial de material colocada entre los conductores provoca puentes de resistencia eléctrica.

Cuando la temperatura del cable desciende, la conductividad de la mezcla se contrae, a un nivel microscópico, reduciendo la resistencia eléctrica y creando numerosos puentes entre los conductores, dando lugar a que fluya la intensidad a través del cable.

Cuando el cable ha ganado temperatura la mezcla de polímeros se expande dando lugar a un incremento de la resistencia eléctrica y disminuyendo los puentes eléctricos entre conductores. Esta acción puede repetirse continuamente sin que exista riesgo de degradación del cable.

Ventajas:

  • Mantenimiento de temperaturas hasta 150 ºC.
  • Máxima exposición de Tª hasta los 250ºC - Nuevo cable XTV.
  • Longitud hasta los 245m.
  • Fácil instalación; los cables pueden ser cortados a medida in-situ. Pueden ser sobrepuestos múltiple veces sobre válvulas, abrazaderas e instrumentación sin riesgo de sobrecalentamiento.
  • Uniformidad de temperatura, ya que las condiciones a lo largo de la tubería pueden cambiar.
  • Predecir que el proceso no exceda de temperaturas máximas.

Aplicaciones:

En procesos de tubos, tanques o depósitos para protección contra heladas, temperaturas de mantenimientos, control de viscosidad o anti-condensación.

En industria.

  • Oil y gas (explotación, producción, refinería, distribución).
  • Química y petroquímica.
  • Farmacéutica.
  • Eléctrica (bio-diesel, solar...).
  • Industrias en general.