Traceado eléctrico

Protección y Mantenimiento de las propiedades de los fluidos en su proceso de transporte y almacenaje para evitar las pérdidas de calor.

Principal aplicación de un sistema de traceado eléctrico.

Evitar/compensar las pérdidas de calor que sufren los fluidos durante los procesos de producción o de transporte a lo largo de los circuitos de tubería o de almacenamiento en depósitos.

Que un fluido o producto en circulación no se hiele, se transforme su viscosidad, o que no afecte a una red de tuberías es nuestra labor primordial.

El Traceado Eléctrico se basa en la compensación de calor mediante Cables calefactores, dichos cables suministran el calor necesario para compensar pérdidas por transferencia de calor de una forma continuada adaptándose a cualquier tipo de tubería, equipo, superficie o área (zona ATEX u Ordinaria).

Dichos cables son controlados desde termostatos con sensores de temperatura ambiente hasta sistemas de control más remotos y sofisticados, ofreciendo una amplia gama de posibilidades en control.

Alta rentabilidad del traceado eléctrico.

El bajo coste, bajo mantenimiento, facilidad de instalación y posibilidad de ofrecer el más amplio rango de temperaturas, hacen que el traceado eléctrico tenga mayor rentabilidad frente a otros sistemas tradicionales, tales como calentamiento por vapor o aceite en calderas.